martes, marzo 11, 2008

Creéme, hijo mío: la conciencia de la finitud es algo que se desarrolla con el tiempo...